miércoles, 7 de enero de 2009

Criminal vol. 2, #1 - #3


A principios del pasado año, Criminal, una de mis series favoritas del mercado actual, cambió de formato y se renumeró en un "segundo volumen" en el que los nuevos números pasan a tener más páginas y subir un poco el precio. Una propuesta un tanto ambiciosa teniendo en cuenta el caracter independiente que mantiene a pesar de ser distribuida por Marvel.

Los tres primeros números de la nueva época son tres histórias autoconclusivas ambientadas en el pasado,que resumen perfectamente no sólo a la serie, sino irónicamente también el futuro de la misma: las tres explican el "origen" de un personaje diferente, pero se entrecruzan formando parte de la misma trama, con personajes abocados al desastre por las malas compañías, la inevitable femme fatale y un robo equivocado, dando un aspecto de universo propio cada vez más trabajado, donde cada frase esta por una razón, y cada acción tiene su reacción; en el mundo de los bajos fondos eso suele llevar al dolor.

EL primer número es de Gnarly, el ahora dueño del bar supuestamente neutral, el Undertow, de como el destino le vino dado por ser hijo de un hombre relacionado con la mafia, y su sueño de ser boxeador se vino abajo; su destino no era ese.

En la segunda história conocemos a Teeg Lawless, el padre del protagonista del anterior arco de la serie, Tracy Lawless. Recién llegado de Vietnam, perdido en un mar de alcohol y recuerdos de la experiencia en la guerra, las deudas le llevan a dar un golpe equivocado.

La tercera es la história de la mujer que se cruza en los caminnos de Gnarly y Teeg, para llevárselos a su infierno;Danica es una joven mujer negra que se relaciona con el hijo de un conocido capo de la mafia, algo que no agrada al gran jefe y se lo hace pagar con creces.

Creo que era en la reseña del primer arco cuando dije que esta serie podía ser, con el tiempo, un nuevo "Sin City", las histórias de personajes de los bajos fondos que se cruzan en su propio universo... pues bien, creo que Brubaker y Phillips han superado ese punto con creces, y es gracias a este mini-arco de tres números. No sólo nos muestra el origen de los personajes, sino que teje mucho más de lo que esperaba en la tela de su pasado, montando un ambicioso arbol genealógico en el que los personajes se ven abocados a su destino ya no sólo por sus malas decisiones, sino tambien por la de sus familias; así la decisión que toma el padre de Gnarly en las primeras viñetas del primer número concidiona la vida de ese crio que quiere ser boxeador, igual que Teeg hipoteca el futuro de Tracy y su hermano al volver a los bajos fondos después de la guerra.
Criminal se convierte en algo aún mayor, y tiene más mérito todavia el crear una serie de tanta calidad, formando a la vez un universo tan cohesionado.

Poco más puedo decir del trabajo de Ed Brubaker en esta história, su escritura sigue siendo centrada, siempre apuntando en la dirección correcta, usando la primera persona con muy buena mano. Una de los detalles que más me gusta de su trabajo es como es capaz de envolverte en la trama con la mayor naturalidad, cási como si le acompañaramos a tomar una cerveza al Undertow.

Quizás este no sea el trabajo más depurado de Sean Phillips, pero continúa haciendo un excelente trabajo en cuanto a narrativa y ambientación, cási se pueden sentir los puñetazos o escuchar el ruido de fondo del Undertow.

Esta vez los extras se ven reducidos a artículo por número, porque las histórias son un poco más largas de lo habitual, con lo que igualmente el aumento de precio se ve más que compensado. De todas formas es una serie e la que no me importa gastarme los 3.50 dólares que cuesta cada grapa, porque la calidad lo merece.

A estas alturas Criminal es un acierto seguro en nuestra estantería. Que dure mucho tiempo.

9 de 10