viernes, 25 de septiembre de 2009

Malditos Bastardos.



Cada vez que Quentin Tarantino saca nueva pelicula oimos la misma cantinela: que si lo de copia u homenaje (esta vez que si remake/remodel), que si hablan mucho y le sobran veinte minutos de peli, que si es un bullero que sólo busca la publicidad fácil... y todo eso es más o menos verdad, pero también lo es que se trata de uno de los directores de cine más significativos de los últimos 30 años, uno de los pocos genios del cine actual. Si, con los Bastardos ha vuelta a dar en la diana.

Y es que aunque la peli no sea en absoluto perfecta, si es de notable alto, y con puntos a sumar como extra por esos detalles molones a los que el director nos tien acostumbrados. La trama en si no es nada más que un puñado de clichés de peli de segunda guerra mundial, desde la resistencia francesa al grupo de combatientes en plan doce del patíbulo que da nombre a la peli, un montón de situaciones típicas unidas por muy buena mano en un guión excelente, al que como es habitual en su cine, sólo se le puede achacar el progresivo aletargamiento del personal con tanta chachara y tan poca acción como hay en algún momento concreto; ahí es donde entra el estilo de nuestro hombre, que imprime su sello en todas y cada una de las escenas, más allá de los diálogos y todo ese humor negrísimo, consiguiendo una peli absolutamente reconocible.

En segundo lugar esta el espectacular casting de la peli, donde hasta el paleto de Eli Roth esta perfecto en su papel. Brad Pitt crea un personaje espectacular con su falso acento sureño y sus mofletes hinchados y, como no, Christopher Waltz nos regala uno esos personajes para la história con ese Sherlock de las SS que es Hans Landa, brillante. Si además contamos con secundarios como Daniel Bruhl, Diane Kruger o Til Schweiger, está todo dicho.

Esta vez tampoco falta la dosis de sangre y higadillos, en forma de ritual apache y algunas cosillas más que no nos deberian de pillar de sorpresa, ademas de todas esas referencias y detalles para que los seguidores veamos una y otra vez la peli hasta encontrarlos todos como huevos de pascua: desde el zapato de la Cenicienta (otra vez primer plano de unos pies, para goce de los fetichistas), hasta el cartel de una peli de Clouzot.

Guerra + Humor + Brutalidad + Grand Finale = Malditos Bastardos.
Que grande eres, Quentin!

9 de 10

3 comentarios:

Sei-san dijo...

Buf! Yo salí completamente decepcionado del cine, únicamente salvo el primer capítulo de la peli y el personaje de Landa... el resto me pareció muy flojo, escenas demasiado alargadas para crear tensión, una banda sonora montada con el culo (esto no es Grindhouse!)y unos personajes más planos que una pegatina... y la escena del cine ya era de risa... Y mira que con Death Proof parecía que me reconciliaba con el sr. Tarantino!

Yorick. dijo...

A mi la escena del cine -gran final incluido- me encantó, no me acabo de gustar la manera de resolver la história de Bruhl y Shosanna, pero el resto es tremendo, tanto lo del zapato como lo de los italianis de pega.

Un saludo, gracias por pasarte y dejar el comment!

Yorick. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.