domingo, 14 de diciembre de 2008

Fables vol. 10 : The Good Prince

No se que es lo que me asombra más de esta serie, si el uso tan sorprendente de personajes universales, explicando nuevas histórias sin que ellos pierdan su sello de identidad, o las própias histórias, tan buenas como esos cuentos de toda la vida. Con más de 70 números ya a sus espaldas Fábulas se ha convertido en un absoluto clásico del mundo del comic, y una de las mejores lecturas que se pueden encontrar hoy en dia.

En Fabletown ya se conocen los planes del Adversario, y los preparativos de guerra comienzan, el Principe Azul y Bigby planean la estrategia a seguir... mientras tanto, Flycatcher, que ha vuelto a su forma humana, sabe de su destino, y cuando el fantasma de Lancelot queda liberado de la armadura, llega el momento de recorrer el duro camino, volver a los Homelands, y enfrentarse a la armada del Imperio.

La serie que empezó con un juego de "quien fue el asesino?", se ha convertido con el tiempo en una épica história que nada tiene que envidiar a cualquier saga fantástica literaria. Con una continuidad y una progresión envidiable (fijáos en vuestra estanteria, los tomos son cada vez más gordos), la história principal, el enfrentamiento entre las Fábulas en el exilio y el Imperio del temido Adversario, ha ido ganando en ambición poco a poco, expandiéndose segun pasaban los números .

El Principe Azul en su reunión con Hansel.

En este tomo 10, comienzan a sonar en Fabletown los tambores de guerra que vimos nacer en el tomo anterior, esta vez desde el punto de vista de las Fabulas exiliadas. Maquinaciones, planes, estratégias... por un lado tenemos los preparativos que toma el Alcalde Principe Azul, que con el tiempo ha dejado de ser el chulo barato para convertirse en un chuleta mucho más respetable, y vemos como Frau Totenkinder sigue sabiendo mucho más de lo que dice. Ella tendrá seguro un papel clave en el siguiente y definitivo arco, seguro.

Por otro lado tenemos la história de Flycatcher, que ha dejado de ser el manitas del edificio para convertirse en este número en un auténtico caballero. Ese es uno de los puntos fuertes de esta serie: cualquier personaje puede tomar el protagonismo, cualquiera. Si tomos atrás vimos a Blue Boy enfrentarse al mismisimo Adversario, y vivir para contarlo, en el que seguramente es mi tomo favorito, esta vez es Fly el que vuelve a su tierra natal, siguiendo sus visiones y sabedor de su destino. Su viaje es absolutamente fascinante, lleno de emoción, ingenio y sensibilidad.

Gepetto le da una lección de tiranía al Adversario

La verdad es que las dos tramas me han encantado de principio a fin, Willingham es un maestro escribiendo a estos personajes y los hace interactuar de una manera magistral, con una naturalidad sorprendente, como si siempre hubieran formado parte de un mismo cuento. A pesar de ser una trama cada vez más compleja, con muchísimos personajes, cada uno con su idiosincrásia própia, el guionista se las ingenia para salir adelante enganchando al lector cada vez más, manteniendo la fantasía necesaria y añadiendo golpes de ingenio muy imaginativos.

Mark Buckingham continúa con una efectividad alarmante; no es ningún "dibujante hot", ni falta que le hace, su dibujo está siempre a la altura de los guiones de Willingham, siempre sabiendo proporcionar las expresiónes adecuadas, y un mayor sentido épico en los momentos clave. Su aporte a la serie me parece básico, en un caso similar al de Pia Guerra en Y: the Last Man, su objetivo parece el explicar la história lo mejor posible por delante del lucimiento personal.

Si no habéis leido nunca esta serie no se a que estáis esperando, de lo mejor que podéis poner en vuestra estantería.
Maravillosa.

10 de 10