martes, 4 de noviembre de 2008

Sitges ´08 : 20th Century Boys



Una de las películas más esperadas en la sección Orient Express era la adaptación del magnífico manga de Naoki Urasawa, 20th Century Boys. Al tratarse de una obra extensa (22 tomos), con una história compleja, han convertido el manga en una trilogía de películas, de la que hemos visto la primera parte.

Año 1999.
Kenji es un treintañero que se tiene que hacer cargo de la hija de su hermana, que ha desaparecido.
De una manera casual, se da cuenta de que hay una secta liderada por un tal "Amigo" que puede estar involucrada en varias desapariciones... lo curioso es que el símbolo que utiliza esa secta como logo, lo creó Kenji con sus amigos cuando eran niños.


No era en absoluto fácil la adaptación de un manga como este, con una maraña de personajes que aparecen en varias épocas, y se puede decir que su director, Yukihiko Tsutsumi sale más que bien parado de ella, y aunque con algún pero, se puede decir que ha realizado un buen trabajo.

La gran virtud de la peli es permanecer lo más fiel que se puede a la história original, manteniendo cási todos los hilos argumentales, que aparecían en el manga, con lo que las tramas se mantienen intactas. Porque cambiar algo que funciona, debieron de pensar con buen criterio: un pequeño cambio aqui y otro allá, y la história de la brigada de Kenji podría perder todo el sentido. Así esta es una muy fiel adaptación de la história de Urasawa, en la que vemos atónitos lo bien reflejadas que estan las escenas del manga, desde el entierro del amigo al principio, hasta ese final en la nochevieja del 2000.

En ese intento de mantenerse lo más fiel posible a la obra de Urasawa, también han buscado a actores que fueran físicamente lo más parecidos posibles a sus personajes. Esta es un arma de doble filo, porque aunque han hecho un buen trabajo y los actores son clavados a los dibujos, hay que tener en cuenta que seguramente estos no son los mejores intérpretes... en general hacen todos un buen trabajo, pero hay un par de momentos en que el actor que da vida a Kenji, Toshiaki Karasawa, se deja llevar por los demonios de la sobreactuación, provocando un pequeño ridículo.
Poca cosa comparado con lo que podría haber sido, pero es un aspecto que debilíta un poco la pelicula, y un riesgo que sin duda conocian los productores.

Algo que me daba especialemente miedo eran los flashbacks a la niñez del grupo, que son constantes; todo lo contrario, son lo que más me gustó de la película, tanto los crios que aparecen en sus respectivos papeles, que hacen un trabajo mucho mejor que los adultos del film en lo que a actuación se refiere (y también de un parecido físico asombroso a los dibujados por Urasawa), como la ambientación. Han optado por que esas escenas tengan un color un tanto "canela" para diferenciarlas fácilmente desde el principio con las escenas del "presente", y a excepción del flashback en el que vemos la história de la hermana de Kenji, un deprimente momento que parece sacado del peor de los Doramas, la ambientación es realmente excelente, han conseguido mantener todo el espíritu del manga.

Aunque la dirección sea un tanto anodína y sosa, tanto la história , como el ritmo están ahí (cási dos horas y media que pasan volando), con lo que se puede decir Misión Cumplida; esta primera parte de la trílogia dejará más que satisfechos a los que hayan leído el manga y dejarán mordiendose las uñas a aquellos que descubran por primera vez con el film quien es "Amigo".

El año que viene se estrenará la segunda parte, ojalá la podamos disfrutar en pantalla grande de nuevo.

7 de 10

2 comentarios:

Jessica Jones dijo...

Madremia si esto es salir buen parado no quiero ni imaginarme que es salir mal parado XD
Y mejor no recordar no uno sino multiples momentos pateticos del actor principal XD
Que mal hecha esta la peli por dios, cada vez que la recuerdo me cabreo mas.

Sturmy dijo...

Pues yo tengo ganas de ver la segunda. No me pareció tan horrible, me lo pasé bien y no se han cargado el manga, que ya es mucho.