lunes, 4 de agosto de 2008

Smart People

Excelente el reparto que ha conseguido Noam Murro, un debutante en lo de dirigir peli llegado de la publicidad: Dennis Quaid, Ellen Page, Thomas Haden Church y Sarah Jessica Parker dan vida a unos personaje a los que les encanta escucharse hablar en esta comedia seria de familia disfuncional. La cosas no acaban de chutar y es que , si el guión es mediocre y la dirección no es brillante, tenemos medio partido perdido.

Un cascarrabias profesor universitario sufre un estúpido accidente que le hace acabar en el hospital con una conmoción cerebral. Allí la doctora de urgencias le da la mala noticia, no podrá conducir durante seis meses. Como su hija, una republicana odiosa, pasa de él, será su hermanastro, un vivalavida que acaba de presentarse en su casa el que le hará de chofer.

Lo malo de hacer una pelicula en la que los personajes sean unos pretenciosos es que no suelen caer bien, y, que narices, quien quiere ver una peli protagonizada por gilipollas si no es para verlos sufrir. Pues ese es más o menos el mal del que sufre esta peli.

En principio la idea es más o menos atractiva, una de esas comedias agridulces independientes con buenos actores en papeles de gente normal en su quehacer diario, pero en el desarrollo se les fue la mano a la hora de hacerles pedantes (no como al malogrado Ted Demme en Beautiful Girls, estos es que son pretenciosos con carrera) y es bastante insoportable escucharles hablar. Lo cual es una lástima, porque el retrato de familia disfuncional es cuando menos curioso, rebuscado, pero curioso, y los actores están realmente bien. Incluso Dennis Quaid, pasado de vueltas, pero muy bien pasado de vueltas, incluso, y esto si que es un pedazo de incluso, Sarah Jessica Parker está soportable a ratos.
Los que se llevan el gato al agua son la muy mordisqueable Ellen Page y ese gran secundario que es Thomas Haden Church, a pesar del rebuscado papel de Page la chica vuelve a estar genial. Y Haden-Church, que decir, esta fantástico como tipo acabadísimo, un papel un tanto parecido al que tenía en Entre Copas, pero que lo recupera al mundo de los actores respetables después de la patraña llamada Spider-Man 3 (una peli que ha hecho mucho daño).


El film lo dirige con más o menos mano aceptable otro director de anuncios más, Noam Murro, en su primera peli, pero la culpa de que la cosa no cuaje es sobretodo del guión. De lo que si se le puede culpar es de haber elegido al ex-Extreme Nuno Betancourt (el guitarrista del pelo-Pantene que cantaba "More than words") para hacer la música de la peli: horrible, horrible, horrible.

Empate técnico: buenos actores, pero guión mediocre. Seguro que encontráis algo mejor para ver, pero si queréis ser completistas de Ellen Page o algo así, adelante, sobreviviréis.

5 de 10

2 comentarios:

Pasa dijo...

El problema de estas peliculas es q todas acaban siendo iguales, y les ves la trampa y los efectismos baratos.

Yorick. dijo...

En esta además es que la familia está muy rebuscada, queda muy poco natural.
Pero bueno, sale Ellen Page.